La Trata de Personas y la Responsabilidad Social de las Empresas

¡Es hora de levantar tu barra de chocolate! Así comienza el título del último informe realizado por International Labour Rights Forum, Global Exchange, Green America y Oasis USA sobre la responsabilidad social de la empresa de chocolates Hershey.  Desde el 2009, esta conocidísima empresa de chocolates ha sido fuertemente acusada de adquirir cocoa de campos localizados en Costa de Marfil donde existen los peores casos de esclavitud y explotación infantil, país que además es uno de los mayores proveedores de cocoa en el mundo y constituye cerca del 40% del mercado mundial. Otras empresas como Cadbury y Mars, asumieron tempranamente un compromiso de mercado justo de la cocoa e implementaron programas de certificación, realizados por terceros, con el fin de prevenir la trata de personas.

La trata de personas puede adquirir variadas formas y su multidimensionalidad hace que sea un problema que debe ser abordado transversalmente por los gobiernos.   No solo es un problema que afecta los derechos humanos, en especial de mujeres, niños y niñas, sino que también implica otras áreas, tales como, asuntos migratorios y de seguridad, y en particular los problemas asociados al narcotráfico y el crimen organizado transnacional.

La trata de personas es definida por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación” (Artículo 3 Protocolo contra la trata de personas)

Hace unos meses, después de más 60 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos, Naciones Unidas adoptó la resolución sobre el “Plan de Acción Mundial contra la Trata de Personas”, en un contexto mundial donde aún existen millones de personas que son víctimas de formas modernas de esclavitud.   Esta resolución también hace un llamado para una mejor coordinación entre organismos internacionales, Estados y otros actores, así como también la creación de una mayor conciencia sobre la trata, en especial por parte de la sociedad civil y las empresas.

La trata de personas avanza con tal rapidez que requiere el compromiso mancomunado y eficaz de todos los actores.  Pero, ¿que responsabilidad le cabe a las empresas en este tema? Cada vez más las empresas han reconocido que tienen una responsabilidad moral en el respeto de los derechos humanos y este reconocimiento puede ser encontrado muchas veces en sus principios de negocios o códigos de conducta.  Incluso es posible ver una mayor conciencia sobre las decisiones que son tomadas y sus implicancias más allá de sus fronteras y legislación a nivel nacional. No obstante, las empresas enfrentan urgentes desafíos en la administración de la cadena de valor y prevención de casos de trabajo forzoso y de trata de personas.

Las empresas pueden estar en riesgo de estar asociadas a trata de personas por diferentes vías.  Primero, por la complejidad de la cadena de valor y el desconocimiento de las condiciones laborales en la producción de bienes y entrega de servicios.  La existencia  de múltiples niveles de subcontrataciones, agencias de empleos e intermediarios en la cadena de producción pueden aumentar el riesgo de trata de personas, las que sin duda presentan los mayores desafíos para las empresas.  Y segundo, traficantes pueden usar productos o servicios de una empresa en conexión con actividades de trata.  Es por ello, que numerosas empresas vinculadas al turismo, viajes y del sector tecnológico han introducido diversas medidas para combatir el problema.

Finalmente, a partir del caso de Hershey y las recientes iniciativas de certificación de mercado justo de la cocoa de Cadbury y Mars, pone de manifiesto la importancia de una mayor conciencia en el empresariado y en consumidores sobre la cadena del negocio y la prevención de la trata.  Por otra parte, como ya se ha mencionado hay sectores que tienen una responsabilidad directa en la prevención, como por ejemplo, las empresas del transporte.  En este sentido, son importantes aunque aun muy incipientes, algunas iniciativas llevadas a cabo, por ejemplo en Perú, donde se han realizado capacitaciones a empresas de transportes en prevención de la trata.

La comunidad internacional y empresas globales están abriendo cada vez mas esta discusión con el objeto de crear empresas responsables y sostenibles que lleven a la práctica en forma integral la protección de los derechos humanos.

Fuentes:

“Time to Raise the Bar: The Real Corporate Social Responsibility Report for the Hershey Company

http://www.laborrights.org

http://www.unglobalcompact.org

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: